BENEDICTO XVI EN 7 PALABRAS. OCHO AÑOS DE PONTIFICADO (POR D. PABLO BLANCO SARTO)

BENEDICTO XVI EN 7 PALABRAS.

OCHO AÑOS DE PONTIFICADO

Don Pablo Blanco

Don Pablo Blanco

Pablo Blanco Sarto
Universidad de Navarra

Después de siete años desde aquel 19 de abril de 2005, en el que Joseph Ratzinger fue elegido sumo pontífice de la Iglesia católica, estamos en condiciones de ver los ejes centrales en torno a los que ha girado su pontificado. Es un pontificado de ideas. En una ocasión le recordaron que una imagen vale más que mil palabras, a lo que Benedicto XVI respondió: “sí, y una idea más que diez mil imágenes”. He aquí en siete puntos las ideas-clave en torno a los que gira su ministerio como obispo de Roma:

Getty

Getty

1. AMOR lógicamente. La primera encíclica se tituló Dios es amor y nos explicó cómo en un mundo en el que se usa y abusa de este sagrado término, el eros ha de ser purificado para convertirse en verdadero amor humano y cristiano. Es decir, en agape. Pero también la caridad ha de incluir el afecto, el cariño, el amor humano. “Dios es cariño”, tradujo un santo del siglo XX la famosa de san Juan.

2. RAZÓN. El papa-profesor ha hablado innublerables ocasiones sobre este tema (era este el tema de Ratisbona, no el islam), el cual le parece central y decisivo. Ya un año antes de su elección como papa, había acordado con Jürgen Habermas que razón y religión podían curarse recíprocamente de sus respectivas patologías.

3. (AD)ORACIÓN. Sabe que es el verdadero motor de la Iglesia y de la vida cristiana. Frente al activismo cortoplacista, el papa alemán sabe esperar, rezar y pensar. Pero sobre todo rezar. La liturgia es uno de los puntos centrales de su teología, y por ella ha profesado un especial interés desde su infancia. La razón y la liturgia –afirmaba– le metieron en el mundo de Dios.

4. CREACIÓN. Muchos han hablado de las «raíces verdes» de la última encíclica social de Benedicto XVI. Allí ha conseguido conjugar la crisis económica y la ética de los negocios con la vida y la ética sexual, la bioética y el respeto al medio ambiente. Por eso es una encíclica global. Sus alusiones a la ecología y el medio ambiente resultan continuas. Para Ratzinger la creación constituye un dogma olvidado.

5. JESUCRISTO al centro. A pesar de sus múltiples ocupaciones en su ministerio, no ha renunciado a su proyecto personal a escribir su Jesús de Nazaret. Tal vez porque lo considera como una parte importante de sus obligaciones: hablar sobre todo de Jesucristo. Y hablar de él como Dios y hombre, como Cristo de la fe y Jesús de la historia. No es un avatar más de la divinidad, sino el Hijo de Dios hecho hombre. Solo él salva.

6. IGLESIA. Frente al conocido lema “Cristo sí, Iglesia no”, el papa Ratzinger quiere recordar que la Iglesia es el cuerpo y la esposa de Cristo. Es también el pueblo, la familia de Dios, como suele repetir. Está convencido de que la misión de la Iglesia consiste en anunciar a Cristo y en crecer en comunión y cohesión en la Iglesia.

7. BELLEZA. Ratzinger ha sido siempre un enamorado de la belleza, desde su temprana afición a la música, especialmente a la de Mozart. Ha afirmado que un teólogo que no tenga esta sensibilidad resulta peligroso. La belleza del arte cristiano y de la vida de los santos es el principal agente de evangelización en la actualidad.

Anuncios

Publicado el 20 abril, 2015 en LA OPINIÓN y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: