RATZINGER: “HUBIERA QUERIDO SER LLAMADO SÓLO PADRE BENEDICTO”

RATZINGER:

“HUBIERA QUERIDO SER LLAMADO SÓLO PADRE BENEDICTO”

El Papa emérito dio una entrevista al Frankfurter Allgemeine. Después de la renuncia hubiera querido ser llamado así. Pero entonces estaba “demasiado débil y cansado” para imponerse.

ferenc_papa_es_xvi_benedek_uj_fekvo_lead

FUENTE: Vatican Insider

Los zapatos rojos, signo de la dignidad papal, se han ido. En su lugar, un par de sandalias de cuero con calcetines, que podrían ser las de un monje cualquiera, o tal vez las de un turista alemán de paseo por Roma. El hábito en cambio es blanco papal, símbolo de un status que se mantiene incluso después de la renuncia al pontificado. Pero, confiesa Ratzinger a un periodista alemán, hubiera preferido que se le llamara solamente “Padre Benedicto”; sólo que entonces estaba “demasiado débil y cansado” para conseguirlo e imponerse.

Ahora, dice Joerg Bremer, uno de los corresponsales en Roma de la revista Frankfurter Allgemeine, en la entrevista publicada hoy en su edición dominical del periódico, Ratzinger parece haber encontrado fuerza. A los 87 años se mueve sin bastón por su casa, el Mater Ecclesiae, en el Vaticano, sus ojos brillan y sus respuestas son rápidas y concisas. Y, con gran atención advierte al periodista lo que puede escribir y lo que no. Como su deseo, después de la renuncia, de ser llamado simplemente “Vater Benedikt”; “¿Esto lo escribimos”, pregunta Bremer. “Adelante – responde el “Padre Benedicto”- tal vez pueda ser de ayuda”.

Pero, ¿por qué un Papa Emérito, que vive retirado y sólo se deja ver en público cuando el Papa lo invita, (la última vez en la beatificación de Pablo VI), decide hablar con un periodista, rompiendo con toda la cautela y la regla de silencio que se ha impuesto desde que eligió vivir como un monje? El motivo se encuentra posiblemente en la publicación de un nuevo volúmen, el cuarto, de la colección de sus escritos. El hecho es que en 1972, el profesor de teología Joseph Ratzinger, en un documento titulado “Sobre la cuestión de la indisolubilidad del matrimonio”, se expresó en términos posibilistas sobre la readmisión a la Comunión de los divorciados vueltos a casar, en algunos casos especiales“, Ratzinger escribió, que la readmisión podría ser “cubierta por la tradición”. Para su republicación, Ratzinger ha preferido reformular la conclusión y reiterar lo que dijo como Cardenal y luego como Papa, a saber, la inviolabilidad de la doctrina sobre la indisolubilidad del matrimonio con sus consecuencias en términos de acceso a la comunión.

¿Podríamos decir que el Papa Emérito, quería entrar, y tal vez un poco de lado, en el debate deseado por Francisco para el Sínodo dedicado a estos temas?. Esto es una “tontería absurda”, responde Benedicto, que afirma que tiene un “excelente trato” con Francisco. La revisión del texto se decidió en agosto, algunos meses antes del Sínodo, y no contiene “nada nuevo”. En este sentido, Ratzinger recuerda la enseñanza de Juan Pablo II, “y yo mismo, como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, he escrito cosas mucho más radicales”. Siempre con el Papa Wojtyla, del que fue un estrecho colaborador, Ratzinger recuerda, según informa Bremer, que los divorciados vueltos a casar no deben ser excluídos de la vida de la Iglesia; por ejemplo, según Benedicto, deben poder ser padrinos y madrinas en el Bautismo, (actualmente muchas Diócesis requieren de módulos de suscripción, refrendados por el párroco, en donde se indique, entre otras cosas “el no haber contraído matrimonio sólo civil, no convivir o no haber adquirido el divorcio”).

En la media hora de entrevista todavía hubo tiempo para un pensamiento sobre la Navidad, sobre todo para Tierra Santa, que al Papa Emérito, biógrafo de Jesús, le conmueve particularmente en la memoria. Porque Jesús no estuvo sólo en espíritu, la suya es una presencia datable y “esta dimensión terrena es importante para la fe de los hombres”. Después, en el momento de los saludos, Benedicto muestra medallas y recuerdos del pontificado; “Puede guardarlos si lo desea. Pero siempre y cuando no se alimente de el culto a la personalidad”, bromeó con humor alemán antes de regresar a su silencio, el Papa Emérito que quiso ser llamado sólo “PADRE BENEDICTO”.

 

Anuncios

Publicado el 7 diciembre, 2014 en RATZINGER y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: