PETER SEEWALD: “JOSEPH RATZINGER ME SALVÓ DE LA NADA”

QUEREMOS AGRADECER A RAQUEL GARCIA DIAZ LOS APORTES QUE REALIZA A ESTE BLOG Y FORO.

¡¡¡MUCHAS GRACIAS RAQUEL!!!

PETER SEEWALD:

“JOSEPH RATZINGER ME SALVÓ DE LA NADA”

FUENTE: PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATÓLICA DE CHILE. “HUMANITAS”

POR: IRENE ARGENTIERO

ppbxviseewald

“Un teólogo refinado, que posee el arte precioso de volver simples hasta las cosas más complejas, haciéndolas así comprensibles para todos. Un hombre de ánimo delicado, humilde, generoso y sabio”. Así presenta Peter Seewald al Papa Benedicto XVI, con el cual realizó el libro-entrevista titulado “Luz del mundo”, publicado el año pasado, del cual se han vendido hasta ahora más de un millón de ejemplares en todo el mundo.

-Entrevistar al Papa es el sueño de muchos periodistas. Usted lo hizo: ¿cómo lo logró?

-Trabajo como periodista desde hace más de treinta años, y he sido redactor de los principales periódicos alemanes. Fue determinante el hecho de haber publicado junto con Ratzinger, cuando todavía era cardenal, dos libros-entrevista, que literalmente tenían relación con el mundo. Con este trabajo nació una gran confianza. El Papa Ratzinger además deseaba que se le hicieran las preguntas en forma crítica y sin temor, y que los temas se discutieran francamente, sin el acostumbrado cinismo.

-¿Fue difícil organizar la entrevista?

-Ciertamente, no fue fácil. Mi primera solicitud se remonta al 2005, año de su elección. En esa época habría sido difícil, en todo caso. Hice una nueva tentativa en vista del quinto aniversario del pontificado. La explosión mediática del escándalo sobre los abusos sexuales agregó un nuevo aspecto. A fines de abril del 2010, recibí la confirmación de que a fines de junio tendríamos la entrevista, de lunes a sábado, con una hora diaria de conversación. Yo deseaba ya hacer el mismo libro con Juan Pablo II. Sin embargo, el Papa Wojtyla debió renunciar a eso a causa de su estado de salud.

-¿Fueron distintas las conversaciones con Benedicto XVI a las que tuvo con el Cardenal Ratzinger?

-Sí y no. Un Papa tiene distintas responsabilidades. Sus palabras tienen más peso que las de cualquier otra persona en la Iglesia. Tal vez ante ciertos temas respondió de manera más diplomática, como, por ejemplo, cuando se habló de las relaciones con Estados como China. En todo caso, en línea general habló claramente, como siempre. Ciertamente, ahora además está mayor de años y se logra percibir el peso de la tarea que carga sobre sus hombros y la preocupación que tiene por su Iglesia, así como el apoyo a menudo insuficiente con que cuenta en la misma. Sin embargo, si hoy uno se sienta junto a él, se advierte muy pronto que de hecho no ha cambiado en su manera de ser, su estilo y su gentileza. En suma, creo que ahora se notan mejor los frutos de su extraordinaria capacidad. Como pastor, hoy día es aún más delicado, humilde, generoso y sabio.

-¿Cómo es el Papa Benedicto XVI como interlocutor?

-Es un interlocutor muy agradable. Hace que el diálogo sea muy sencillo y no se siente temor alguno de estar cerca de él. Y no conozco a nadie que escuche a otra persona con semejante atención. Él enfrenta todas las preguntas y posee el arte precioso de volver simples hasta las cosas más complejas, haciéndolas comprensibles para todos. Esta capacidad es facilitada en él por su vena poética, su lenguaje y su reconocida musicalidad. El Papa Benedicto XVI no es sólo uno de los pensadores más significativos de nuestra época y un teólogo con la misma magnitud de los Padres de la Iglesia, sino también un maestro de espiritualidad. Sus discursos no sólo tienen un aspecto intelectual, sino también algo que eleva espiritualmente, sin olvidar, por cierto, que hay en él una hermosa veta oculta de humorismo. Con el Papa, se puede orar y llorar, pero también se puede reír. Uno encuentra en él un ánimo humano humilde, conmovedor en su disponibilidad.

-El encuentro con el entonces Cardenal Ratzinger lo marcó profundamente en su vida. De hecho hubo un período en el cual usted se alejó de la Iglesia, adoptando las ideas del comunismo…

-Exactamente. De joven me fascinaba la ideología socialista: libertad, igualdad, solidaridad y amor. En esa época no sabía que todos estos valores provenían del Evangelio. Sin embargo, me alejé muy pronto del comunismo, porque comprendí que en un sistema en el cual no se reconoce a Dios, la dignidad del hombre no cuenta para nada. El siglo XX, con los experimentos del ateísmo, provocó millones de víctimas e infinitas injusticias en relación con el hombre y la naturaleza.

-¿Y en esa situación, por consiguiente…?

-Desde hacía un tiempo me encontraba en una especie de “tierra de nadie”, tanto en relación con la religión como con la política. De jóvenes, estábamos convencidos de que al desaparecer las tradiciones y las religiones, tendríamos mayor libertad para movernos en una esfera más elevada. Después me percaté de que ocurriría precisamente lo contrario. No llegamos a más altura, sino más abajo. Se verificó una conexión entre el debilitamiento del cristianismo y el nivel de la cultura, que cada vez sigue bajando más. El mundo secularizado ha logrado diversos avances, pero también nos ha atrapado con su lujo, sus modas y su deseo de satisfacción. Han nacido nuevas formas de dependencia y en la vida hay cada vez más estrés.

-Y luego tuvo lugar la entrevista con el Cardenal Ratzinger, que lo transformó profundamente…

-Ratzinger se presentó ante mí como un observador preciso, pero también especialmente original. Él puede contar con una formación única, así como, en mi opinión, con su extraordinario don profético. Para mí, fue fascinante descubrir cómo el cristianismo no es puramente una historia del pasado, sino que nos habla del futuro. Y las respuestas que encontramos en el Evangelio han conservado actualidad, porque en su simplicidad son siempre válidas. A dos mil años de distancia, el mensaje de Cristo es siempre confiable.

395CAD4E-69CA-4740-9C9F-C3D7C8B938D5_v0_h

-¿De qué manera logró el Cardenal Ratzinger conquistarlo ante la figura de Jesucristo?

-Con él se aprende a no pensar en forma demasiado restringida y atemorizada. Ratzinger siempre considera las cosas a través de la perspectiva de Dios, un Dios de Amor, que a nadie excluye. Su teología y todo su pensamiento siempre parten del Evangelio. Él nos muestra, con el lenguaje de la fe y también con el lenguaje de la razón, que Jesucristo es realmente el Hijo de Dios, y que Cristo no ha desparecido de algunos lugares, está presente aquí y ahora, y nos llama hacia él. No hay otra religión que conozca a Dios tan bien como la cristiana. Nosotros podemos hacernos ayudar por Él, encontrar en Él una orientación para nuestra vida, y tomar en Él nuestras decisiones. Una frase del Papa me conmovió especialmente: “Para mirar a Dios, es preciso conocer a Cristo”. Jesús nos lo dijo así: “Quien me ve, ve al Padre”.

Anuncios

Publicado el 16 mayo, 2014 en LA OPINIÓN y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Muchísimas gracias RAQUEL por la maravillosa entrevista de Peter Seewald a Benedicto XVI, nuestro amado y dulce Papa.Me ha parecido maravillosa y una idea fenomenal. Nos hace conocer y amar todavia más nuestro gran Papa.
    Infinitas gracias a este precioso Blog por proporcionarnosla a todos. Vuestra labor es maravillosa, y yo os apoyo absolutamente y os agradezco de corazón todas las publicaciones, fotografias, videos que nos dan tanta alegria al alma y que hacen agradezcamos a Dios el habernos concedido un Papa santo, sabio, humilde y grande con Su Santidad Benedicto XVI. Muchísimas gracias por todo.

    • ¡Qué maravilla poder contar con gente como vosotr@s!

      Los agradecid@s somos nosotr@s María PIlar. Seguiremos aprendiendo cada día del “Papa Sabio” y enriqueciendo nuestra alma.

      Gracias por estar ahí. Recibe un gran saludo.

      Raquel González. (Administradora)

  2. Me ha alegrado mucho ver publicada en este maravilloso Blog la interesante e imprescindible entrevista del Sr. Peter Seewald quien tuvo el privilegio de conocer muy de cerca a Joseph Ratzinger, Benedicto XVI. Y al que entrevistó en diversas ocasiones. Pensé que estaría muy bien publicada aquí y decidí poner el enlace y compartirlo con todos vosotros.
    Me ha encantado como ha quedado acompañado de estas preciosas fotos ¡¡os felicito, ha quedado genial!!

    • Gracias a ti Raquel. Esta entrada, como otras, sería imposible sin tu aportación. Es una entrevista maravillosa que, como tú bien dices, nos acerca más a la figura de Joseph Ratzinger – Benedicto XVI. Te estamos muy agradecid@s.

      Un saludo, Raquel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: