TRADUCCIÓN EN ESPAÑOL DE LA HOMILÍA REALIZADA A NUESTRA ASUNCIÓN DE MARÍA POR MONSEÑOR GEORG GÄNSWEIN

 

TRADUCCIÓN EN ESPAÑOL DE LA HOMILÍA REALIZADA A NUESTRA ASUNCIÓN DE MARÍA POR MONSEÑOR GEORG GÄNSWEIN

HOMILIA ASUNCIÓN DE MARIAfacebook pq

Queridos hermanos, quienes sirven como obispos, sacerdotes y diáconos, queridas hermanas y hermanos. Hace aproximadamente 63 años, en el Día de los Santos del año 1950, Pío XII proclamó el dogma, que María, Madre de Dios fue elevada a la gloria celestial con ambos, su cuerpo y su alma. No es un mito, se convirtió en un dogma, ya que era algo que siempre había formado parte de las revelaciones de Dios. No es sorprendente que este verdadero aspecto de nuestra fe no fue reconocido sobre todo por la iglesia, excepto durante el último siglo. Durante los primeros siglos de la iglesia estaba preocupado por la sustancialidad del Señor Jesucristo. Le tomó varios siglos más para darse cuenta de que esas tres personas están unidas en Dios, con igual majestuosidad, igual dignidad e igual importancia. Y de nuevo tomó mucho tiempo hasta que la iglesia comenzó a reconocer las dos naturalezas del Señor. Al principio, la base de la fe tenía que ser consolidada, sólo entonces es posible para la iglesia para profundizar y desplegar otros aspectos de la verdad de Dios. Únicamente en el siglo 15 el número de sacramentos fue definitivamente determinado. Así que la verdad que María fue elevada al cielo no vale menos porque se reconoció relativamente tarde. Una declaración no se convierte en realidad, porque es antigua, sino debido a su consistencia con la realidad. Durante aproximadamente 100 años somos capaces de volar en el cielo y llegar a otros continentes con los aviones. Pero la realidad de que somos capaces de volar y que existen fuerzas de flotación no son falsas, aunque se trata de un invento relativamente nuevo. Queridos hermanos y hermanas, desde el Día de los Santos  de 1950 muchas cosas han cambiado. El estado de ánimo de hoy es diferente, por lo que difícilmente podemos entender la atmósfera alegre y emocionante que existe en nuestra iglesia en esos días. En ese momento la gente quería dar forma a sus vidas de acuerdo a su fe y de acuerdo con el pensamiento de la iglesia, porque estaban encantados de que la iglesia era capaz de descubrir nuevos aspectos del cuerpo humano, a saber, la belleza, la dignidad y la grandeza, y que el cuerpo ya no era un motivo de condena. Además, la Iglesia no diferenciaba claramente entre mejores y peores personas, sino que la iglesia alabó el cuerpo de una manera más valiente, más grande y más especial que un no creyente se atrevería a hacer. Hoy, el dogma de la vista física de la Asunción de María está en  camino.

Nos preguntamos si este dogma puede ser un obstáculo en el camino a la reunión con los demás cristianos. Nos preguntamos si no sería más fácil, si no hubiera estas piedras en el camino que hemos puesto allí por nosotros mismos en un pasado muy reciente. También nos preguntamos, si la piedad cristiana se ve amenazada debido a este dogma. ¿No es el caso que el foco ya no está en Dios y en Jesucristo, el mediador, pero sobre los Santos, que parecen ser más concretos a nosotros? Pero nadie puede estar más cerca de nosotros que el que nos ha creado y nos imaginó con su pensamiento. A veces, después de haber considerado todos estos aspectos, una simple cuestión humana surge en relación con nuestra forma de pensar. El habla y la expresión de la Ascensión de María causan una enorme controversia. Nos preguntamos a nosotros mismos de forma automática si no sería insensato y absurdo pretender que un ser humano se elevó físicamente al cielo. Nos inclinamos a pensar que estas palabras tenían sentido hace 2000 años, incluso hace 200 años, pero la situación ha cambiado, supuestamente, porque sabemos que con una indiscutible claridad que el cielo encima de nosotros, lo que podemos ver, es simplemente una parte de nuestro mundo. Está hecho del mismo material que el resto de nuestro mundo. Por otra parte tenemos el conocimiento de los procesos del cuerpo. Debido a estos argumentos, parece ser impertinente afirmar que un ser humano fue elevado al cielo con todo su cuerpo.

¿Dónde se supone que está el cielo? ¿Cómo podemos imaginarlo? ¿No es irremediablemente ingenuo decir algo así? Pues bien, queridos hermanos y hermanas, todas estas preguntas, que suscitan desde el día de Todos los Santos de 1950, se formulan correctamente. Podemos reconocer que todas las grandes cosas en este mundo, incluso las cosas que se relacionan con la fe, tienen límites y no son suficientes, si se contemplan de forma unilateral y si toda la imagen no se reconoce. Uno puede darse cuenta del hecho de que en diferentes momentos la gente busca de manera diferente sobre el mismo tema, por lo que reconocen diferentes cosas, pero también ignoran las cosas. Porque sobre esto, algo puede ser reconocido, lo que es muy importante para nuestra fe. En este punto, si vemos que en ningún siglo la gente era capaz de ver el tema sin nubes, si vemos que las cosas fueron reconocidos por un lado, pero también lo que no se entiende, por otro lado, se hará visible en el mismo tiempo que la fe siempre significa concentrarse en todo el tema y en lo que es importante: ser llamado por Dios, y que nos lleva todo, no importa lo inaccesible que sea, debido a nuestra confianza en todo el tema. Por supuesto que no es posible tener la ocasión de debatir todas estas cuestiones en detalle durante este sermón y en esta misa, pero algunas cosas parecen estar en el primer plano.  En primer lugar, todos sabemos que la palabra cielo, de la que estamos hablando hoy, no significa un lugar en cualquier lugar por encima de las estrellas, sino algo mucho más grande y definitivamente más difícil de explicar, a saber, el hecho de que Dios tiene el espacio para el ser humano y que quiere la eternidad con él. En nuestra vida experimentamos que una persona muerta se mantiene de alguna manera en la memoria de la gente, que lo amaban. En estas personas una parte de él aún vive. Pero sin embargo, esto es sólo una parte de él, comparable a una sombra. Y un día, cuando estas personas mueren, también, los recuerdos queridos se irán. Dios nunca muere. Y sólo existimos porque nos ama, porque pensaba en nosotros cuando creó el mundo, y por eso llegamos a existir. Nuestra eternidad existe debido a su amor. Uno, quien es amado por Dios, no pasará el tiempo. En los pensamientos de Dios y en su amor, no sólo nuestra sombra se mantendrá, y se mantendrá completamente y será inmortal.

Hermanas y hermanos, su amor nos hace inmortales y este amor que nos da la eternidad se llama cielo. El cielo no es más que el hecho de que Dios es suficientemente grande como para tener un espacio para estos pobres seres como nosotros. Y el Jesús humano, que es Dios simultáneamente, es la garantía de que el ser humano y siendo Dios encaja eternamente y que puedan vivir juntos. Si uno reconoce que es posible entender un poco, lo que significa la formula extraña “ascensión a la gloria celestial”. Por supuesto, esto no puede significar que algunos huesos y algunas células de la sangre se almacena en alguna parte. Significa algo más importante, algo más decisivo. Significa exactamente eso no es sólo una parte de los restos humanos, que se llama “alma”, una parte que se arrancó mientras que el resto se está muriendo. Se dice que Dios conoce y ama a todo lo humano y lo que somos ahora. En consecuencia, lo que en nuestra vida se convierte y crece y también lo que el interior de nuestro cuerpo, con lo que sufrimos y amamos, con lo que esperamos y nos regocijamos, con lo que estamos tristes, con lo que vamos en este viaje a través del tiempo, es inmortal. Por lo tanto, lo que crece en nuestra vida es eterna. Eternamente es exactamente a lo que llegará nuestro físico y cómo hemos crecido y lo que creció y maduró en nosotros. Se trata de ser lo que se quedó todo el ser humano, vivió y sufrió en este mundo, el cual será tomado por Dios en la eternidad, y que tendrá la eternidad en Dios. Esto es lo que nos hará feliz hoy en este día de fiesta. Nuestra fe no promete una cierta salvación en otra vida, donde todo lo que era valioso e importante para nosotros desaparece como salir de un escenario, un lugar de interés turístico que se construyó y pierde importancia después. Pero lo que promete, lo que pasó aquí en la Tierra. Nada de lo que era valioso e importante para nosotros se desvanecerá. Si pensamos en todo esto, oremos a Dios hoy que podría abrir nuestros ojos más y más para ver nuestro encuentro en este mundo. Así como tenemos fe, vamos a rezar para que nos haga personas felices, por quien pasa a través de dificultades en nuestras vidas, por quien reconoce la belleza del mundo futuro y por quien vivirá, creerá y esperará esa promesa.

AMEN

facebook pqhttps://www.facebook.com/photo.php?fbid=648841335140718&l=5ffa609403

facebook pqhttps://www.facebook.com/586594158032103/photos/a.586597231365129.1073741828.586594158032103/644830602208458/?l=5002e08132

 

Anuncios

Publicado el 22 agosto, 2013 en HOMILIAS MONS. GÄNSWEIN y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 11 comentarios.

  1. Absolutely agree it was a beautiful, thank you so much to allowing us to shared those lovely
    pictures and read with all written, such a joy to listen and shared with he’s Homillias he’s
    Noticias and Biografia, the Ordination Episcopal and Entrevistas. What a bless he has in his life. Thank you for all your beautiful works I appreciate it very much, please continue.
    God Bless!!

  2. I couldn’t resist commenting. Exceptionally well written!

  3. Beatriz Aguirre

    Las frases y los comentarios y escritos de Benedicto, me parecen tan sublimes, que no me siento digna de comentarlos, todos me parecen tan reales, practicos y que nos identificamos con El, en cada circunstancia de nuestra vida. A mi, su renuncia, me ha cambiado totalmente. Siempre estaré de deuda con El. En cuanto a la frase se Monseñor, no puede ser mas acertada. Quien va a estar mas cerca de nosotros que Dios. Lo admiro, tiene un buen Maestro

    • Beatriz Aguirre

      Se me ha olvidado poner mi nombre, en el comentario anterior. Y pediros otro favor, si podeis traducir,cuandoha estado en su pueblo natal Riedern am Wald. Gracias. Beatriz Aguirre

      • Hola Beatriz, no entendemos muy bien qué quieres que traduzcamos de cuando ha estado en su pueblo. Si es la homilía, lamento decirte que no la tenemos por ahora. Si tu o alguien la tiene y nos la hacéis llegar por supuesto que la intentaremos traducir.
        Gracias a vosotros podemos construir éste espacio.
        Un gran saludo.

  4. Concepción Pablo Oliver

    ¡Gracias por vuestra publicación! tambien por hacernos presentes las noticias , aunque escasas de nuestro Papa Emérito

    • Desde aquí queremos dar las gracias por vuestras numerosas muestras de agradecimiento que día a día nos expresáis. Sinceramente GRACIAS por vuestro interés y respeto a esa labor ejercida a quienes va dirigida ésta página.

  5. Beatriz Aguirre

    Gracias por vuestra publicación, y por el trabajo que desarrollais, para tenernos informados.Saludos. Beatriz Aguirre

  1. Pingback: FRASES | RATZINGER - GÄNSWEIN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: